¿Franquicia inmobiliaria o agente inmobiliario autónomo?

Maria Parra

 

Todo tiene sus ventajas e inconvenientes. Pertenecer a una franquicia inmobiliaria es una buena idea si estás pensando en integrarte en una estructura donde tienes casi todo resuelto, pero donde vas a tener pocas ocasiones de dar un giro a tu negocio si crees que no está funcionando.

 

Antes de nada, plantéate estas preguntas sobre tu personalidad:

  • ¿Soy una persona con iniciativa, a la que le gusta tomar las riendas en las decisiones importantes?
  • ¿Tengo formación en marketing inmobiliario y publicidad? ¿Me veo capaz de poner en marcha mi propio proceso de generación de clientes?
  • ¿Me gusta trabajar en equipo? ¿Me cuesta seguir directrices aunque no esté de acuerdo con ellas?
  • ¿Soy capaz de aprender de mis errores y de extraer lecciones de las cosas que me pasan?

Estas preguntas pueden ayudarte mucho más de lo que parece a simple vista.

Si eres una persona con iniciativa, a la que le gusta tomar las riendas, disfrutarás mucho aprendiendo cómo ser agente inmobiliario autónomo, porque podrás hacer lo que quieras.
Todas las decisiones dependerán de ti. Eso sí, si te equivocas, también deberás asumir el riesgo. En este sentido, el trabajo de un profesional independiente es siempre de prueba y error.
Si además tienes formación en marketing y publicidad inmobiliaria, no tendrás problema con crear e implementar tus propias campañas. Un profesional independiente debe invertir tiempo y dinero en generar clientes, para lo que se necesitan estos conocimientos.

Cuando eres un agente inmobiliario autónomo, no cuentas con el respaldo de una marca consagrada, y debes crear tu propia identidad. Es un trabajo costoso, que requiere tiempo, y que te ahorrarás si te unes a una de las mejores franquicias inmobiliarias.
Por último, si te gusta arriesgarte y eres capaz de aprender lecciones de tus errores, te resultará más sencillo ser autónomo. La experiencia de tener que encargarte tú de todo te dará un control absoluto sobre tu inmobiliaria y una importante fuente de conocimiento.

¿Qué significa pertenecer a una de las mejores franquicias inmobiliarias en España?


Grupo LIDERCASA INTERNATIONAL, cuenta con grandes estructuras empresariales en un modelo, el de la franquicia, que ha demostrado funcionar bien.

¿Por qué?

1. Reducción de costes
En primer lugar, pertenecer a una gran franquicia inmobiliaria significa ver reducidos los costes necesarios de forma radical.
A no ser que quieras abrir una inmobiliaria desde casa, necesitas un local, personal, la creación de una marca, y una fuerte inversión en publicidad. Sin contar con la formación necesaria en caso de que no cuentes con ella.
Si perteneces a una de las franquicias de inmobiliarias en España, cuentas con el camino allanado en muchos aspectos, como el material promocional o el marketing online inmobiliario.
Ni que decir tiene que si algún día decides abandonar este modelo, pero quieres seguir en el sector,

2. Estrategia
Las grandes franquicias inmobiliarias trabajan de forma coordinada. Como agrupan a miles de profesionales inmobiliarios, son capaces de trabajar como una sola persona para cumplir un objetivo.
Algo que puede ser genial si quieres pertenecer a una empresa que cuenta con mucha experiencia en el mercado y que conoce como nadie los entresijos de la profesión.

3. Condiciones de la franquicia inmobiliaria
Cada una de las mejores franquicias inmobiliarias tiene sus propias condiciones de entrada. Lo normal es que exijan una cantidad de dinero por el uso de la marca y que ofrezcan el conocimiento y los servicios internos que permiten conseguir mejores precios. Conseguir una franquicia inmobiliaria sin inversión es prácticamente imposible.
Que sea lo normal no quiere decir que estas condiciones sean fáciles. Si la franquicia pone una cuota de facturación mínima y ese mes o trimestre las cosas no van bien, puede haber problemas.
Por eso es importante analizar en profundidad las condiciones que ofrece la franquicia y pedir a un abogado que revise con detenimiento a lo que te comprometes.
En la letra pequeña es donde puede haber problemas en el futuro.

4. Marca reconocida
No es lo mismo abrir una nueva oficina de una franquicia que una inmobiliaria que nadie conoce.
A la primera le costará mucho menos ganarse la confianza de los consumidores que a la segunda.
Una marca consolidada en el mercado, con presencia internacional en la mayoría de los casos, facilitará que los potenciales clientes se pongan en contacto.

5. Capacitación
En las numerosas entrevistas que hemos realizado en este blog inmobiliario, profesionales de gran prestigio han insistido en la importancia de la capacitación. Esta importancia se convierte en clave cuando hablamos de dirigir un negocio, aunque sea una franquicia.
Las franquicias inmobiliarias rentables cuentan con gerentes tan cualificados como los independientes. Deberás contratar personal, buscar clientes y trabajar como si tuvieras un negocio propio, porque de hecho, es tuyo.
Pero sí que es cierto que cuando eres franquiciatario cuentas con la formación que te ofrece la casa madre. Cursos para tus empleados y para ti sobre todos los aspectos del negocio inmobiliario y que representan un importante activo que no debemos desdeñar.
Si después de todos estos consejos tienes claro que deseas iniciar tu proyecto en este sector, te aconsejamos que consultes los requisitos para montar una inmobiliaria.